Premios Bellas Artes de Literatura

Se lanzó por primera vez en 1982, auspiciado desde entonces por el Instituto Nacional de Bellas Artes y el Gobierno del estado de Chihuahua. Desde su creación, el Premio de Testimonio ha visto incrementada su importancia y prestigio en el medio literario e intelectual. Una preocupación constante de los convocantes ha sido la integración de jurados de calidad, entre los que podemos mencionar a Jaime Labastida, Silvia Molina, Guillermo Sheridan, Gonzalo Celorio, Federico Campbell, Germán Dehesa, Miguel Ángel Granados Chapa, entre otros.

El testimonio, un género situado entre el periodismo y la literatura, tiene el valor de mostrar la forma en que la realidad hiere a un testigo.

El autor ganador en la primera etapa del premio fue Alfonso Gumusio Dragón, de Bolivia, por su trabajo La máscara del gorila. Otros ganadores de años previos han sido el narrador J. M. Servín, el editor Braulio Peralta y el poeta Ernesto Lumbreras. En 2009, lo ganó Édgar David Piñón Balderrama con un texto acerca del impacto del narcotráfico en el periodismo del norte del país.

A partir de 2010, en honor a uno de los escritores más importantes del estado de Chihuahua, el Premio toma el nombre de Premio Bellas Artes de Testimonio Carlos Montemayor.